Alhambra Palace of the Kingdom of Granada **** قصر الحمراء بمملكة غرناطة

Alhambra Palace of the Kingdom of Granada **** قصر الحمراء بمملكة غرناطة
 
AccueilAccueil  CalendrierCalendrier  FAQFAQ  RechercherRechercher  MembresMembres  GroupesGroupes  S'enregistrerS'enregistrer  Connexion  

Partagez | 
 

 [ESP] Textes sacrés d'une Alliance Averoïstes d'Hispanie

Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Aller en bas 
AuteurMessage
Algador

avatar

Pays/Country : France
Comté/County : Duché du Lyonnais Dauphiné
Village : Lyon

MessageSujet: [ESP] Textes sacrés d'une Alliance Averoïstes d'Hispanie   Jeu Juin 05, 2014 6:48 pm

Citation :

Cap. I: El Único

Versículo 1: La vida del Único no es como la nuestra, que comienza sobre esta tierra con el nacimiento, termina con la muerte y se reanuda más tarde en el Jardín de las Delicias o en la Montaña de la Desolación. La existencia del Único no entra en los conceptos del tiempo y el espacio.

Versículo 2: El Clemente no tiene semejante, es decir que no hay otro creador excepto él.

Versículo 3: El Único no tiene comienzo. Este atributo está en el Misericordioso solamente. Cualquier otro tiene un principio y tendrá un final.

Versículo 4: La existencia del Único no conocerá nunca final.

Versículo 5: El fiel cree que El Único es quien no necesita a nadie ni nada, pero todo el mundo le necesita a Él.

Versículo 6: El Único sabe todo: el presente, el futuro, el pasado, lo oculto, lo visible y lo invisible, los destinos de cada uno. Conoce absolutamente todo, no escapa nada a Su conocimiento.

Versículo 7: El Único tiene la Voluntad: todo lo que se produce sólo está por la voluntad de Él. Todo lo que El Único quiere, existe, y todo lo que Él no quiere no existirá.

Versículo 8: Creemos que El Único oye todo, lo que es cercano y lo que dista mucho de nosotros, ni el ruido ni la calma intervienen para el oído: Él lo oye todo en absoluto. El Único oye sin órgano, sin oreja y sin instrumento: Su Oído no es como el nuestro. Ni se debilita, ni cambia nunca.

Versículo 9: El Misericordioso ve sin ojos, sin órgano y sin instrumento. Ve las cosas distantes o cercanas de nosotros. Su Vista no cambia y no se modifica. No hay un momento en que algo escape de su vista.

Versículo 10:El Clemente tiene la Palabra que no es ni un sonido, ni una voz, ni palabras, ni una lengua. Las revelaciones que recibió Averroes son la expresión de la Palabra del Único. Éstas permiten comunicar a la gente las órdenes, las prohibiciones, las promesas, las amenazas.

Versículo 11: Creemos que el Único tiene el atributo de la vida, que no es en absoluto como la nuestra que necesita del espíritu y del cuerpo para manifestarse. El Único es el Viviente, y es Él quien da la vida.

Versículo 12: El Único es el Señor del universo. No engendró y no ha sido engendrado. Es el Creador de todas las cosas. Nos da un espíritu y un corazón con el fin de evaluar cuánto le estamos agradecidos adorándolo y obedeciéndole. A Él pertenece todo lo que está en los cielos y sobre la tierra. Y, es el Muy Alto, el Muy Grande.

Versículo 13: Debemos creer que El Único no se parece a sus criaturas, ya que el Creador no se parece a lo que creó.

Cap. II: Los Siete Pilares y Normas de Vida

Versículo 1: ¡Oh, Fiel! Debes respetar en tu vida los preceptos del Único que han sido anunciados por el Mensajero Averroes, la bendición sobre su nombre.

Versículo 2: El Fiel debe retener y repetir en el momento de la oración: "El Único es el Creador de todas las cosas. Averroes es el Anunciador, el que lo reveló". Debe orar con destino a la ciudad santa de Córdoba que vió el nacimiento del Mensajero Averroes, la bendición sobre su nombre.

Versículo 3: El Fiel practicará al menos una vez en su vida el peregrinaje a Córdoba en Al-Andalus, la gran ciudad sagrada que dió vida al Anunciador Averroes.

Versículo 4: Los Fieles sabrán: "Nuestra fe debe ser verdadera y sincera", pues este es el primer pilar de la fe.

Versículo 5: El segundo pilar que ha de regir sus vidas al seguir la senda del Clemente: "Nosotros, los fieles, debemos estar preparados para demostrar nuestra fe en actos de caridad con los demás".

Versículo 6: Que los fieles escuchen el tercer pilar: "Debemos ser ciudadanos ejemplares, apoyando todas y cada una de las obras benéficas".

Versículo 7: Los fieles dirán: "Debemos hablar con justicia, tanto si estás airado como si estás contento" y así actuarán, este es el cuarto pilar de la Fe.

Versículo 8: "Debemos mostrar moderación, tanto en la pobreza como en la riqueza", este será el quinto pilar en la vida de los Fieles.

Versículo 9: Asegúrense los Fieles de vivir bajo el sexto pilar:"Debemos dar a aquél que nos rechaza".

Versículo 10: Habrá quien intente desviar a los fieles de su camino. Sólo su fuerza de voluntad, su amor al Clemente y recitar el séptimo pilar los ayudará: "Nuestra alma ha de ser firme ante todas las circunstancias".

Versículo 11: Que perezca en la Montaña de la Desolación el que no respete estas normas. El Único oye y ve todo. Es Omniscente así como Sabio.

Versículo 12: Oh, Fiel, construye tu vida sobre estos pilares. Así, el Jardín de las Delicias te será abierto, y gozarás de los placeres eternamente.

Versículo 13: En la actualidad, los infieles se desesperan por desviarles de su religión: no los teman pues, teman el Fuego Eterno.

Cap. III: El Destino

Versículo 1:, Enviamos hacia los Hombres un Mensajero sólo para que sea obedecido porque tal es la Voluntad del Único.

Versículo 2: ¡Oh, Fiel! El Mensajero lo anuncia: El Único creó a los Hombres sólo para ser querido por ellos.

Versículo 3: Todo lo que pasa en el Universo ya viene determinado por El Único, puesto que es Omniscente.

Versículo 4: Por naturaleza, el Clemente dotó al Hombre de numerosas facultades. También le dió la Voluntad. Y, escogió darle la libertad de actuar porque tal es su deseo.

Versículo 5: Y el Único trazó para cada uno de los Hombres caminos diferentes. El que toma el buen camino sólo lo hace por sí mismo. Y será recompensado por eso. El que se extravía pierde otros y será condenado.

Versículo 6: Escucha al Mensajero Averroes, bendecido sea su nombre. En verdad, os lo digo, nos dio la voluntad de escoger el buen camino.

Versículo 7: Habrá señales y gente iluminada para guiarte. Y los que sigan las señales se salvarán porque el Misericordioso es sabio y sabe conceder el Perdón.

Versículo 8: En cuanto a los que hayan sido perversos, su refugio será el Fuego. Siempre que quieran salir, serán devueltos, y les diremos: "Prueba el castigo del Fuego, el cual se negaban a creer." "¡El Único les hará ciertamente probar el castigo aquí abajo, antes del gran castigo final y eterno!"

Capítulo IV: Placeres de la vida

Versículo 1: Tú que crees, abre totalmente tus ojos y tus oídos, porque el Único reveló muchas cosas, y son realmente maravillosas.

Versículo 2: El Clemente ha decidido que el placer es el soberano. Nos ayudará a evitar el dolor. Y el Hombre desde su nacimiento estará en busca del placer. Así lo quiso porque es Omnisciente y Sabio.

Versículo 3: La belleza del mundo tiene dos aristas, uno de risa y otro de angustia. El que cree no tendrá su corazón partido en dos. Será salvado y podrá ser feliz.

Versículo 4: Él ha dicho: "quien ríe reconoce la verdad". La risa es el sonido del espíritu. Ciertas risas suenan a animal, como una moneda puede ser falsa. La risa es una cosa seria con la que no hay que bromear.

Versículo 5: ¡Abrid vuestros oídos, Fieles! El amor y la amistad son sobre todo risa con el otro, es compartir el amor a la risa con los demás. El Único rió mucho cuando creó las cosas y los seres sobre tierra. Que la dulzura de la amistad sea hecha placeres compartidos: es lo que quiso el Único. Su bendición le sea devuelta.

Versículo 6: Así como una cebolla basta para hacer llorar a la gente, el Clemente nos ha dado las uvas para hacer vino y reír. En verdad, os digo, la risa es propia del Hombre.

Versículo 7: ¡Bienaventurado quien ha aprendido a reírse de sí mismo porque no ha terminado de divertirse! El que crea mis palabras tendrá felicidad y morirá bien si ríe a lo último porque tendrá el regocijo del Creador.

Versículo 8: Y, tú Fiel que quiere a otro Fiel con pasión. No olvides esto, los placeres del amor no deben hacer olvidar el amor al placer.

Versículo: No olvides la palabra del Mensajero, que habla en nombre del Único, alabado sea su nombre. Porque es verdad que el más delicado de los placeres es hacer el del otro. Todo placer es, debido a su naturaleza propia, un bien. El Único nos dio mucho. Y, nos enseñó que la paz del alma proviene del placer.


Capitulo V: Las Oraciones

Versículo 1: ¡Oh, Fieles! Cuando vosotros vayáis a rezar, lavad vuestras caras y vuestras manos hasta los codos. Pasad las manos mojadas por vuestra cabeza y lavaros los pies hasta los tobillos. Y, si estais sucios, entonces purificaos con un baño. Si no encontrais agua, entonces recurrid a la tierra pura.

Versículo 2: Tú, Fiel, reza de rodillas en el mismo suelo, los brazos apartados y ligeramente levantados hacia arriba. Dirige tu mirada hacia Córdoba, porque es de allí de dónde vino el Mensajero. Reza con humildad y sinceridad. El Único sabe reconocer la verdad de la falsedad, el creyente del infiel.

Versículo 3: La oración debe comenzar con un homenaje al Único: "el Único es el Creador de todas las cosas. Averroes es el Anunciador, el que lo reveló. En nombre del Clemente, que las bendiciones y los saludos sobre los Hombres se difundan en la palabra de Averroes. Altísimo, guía a los Fieles para encontrar la salvación".

Versículo 4: Al final de una oración hay que rendir homenaje al Único: "el Misericordioso es el Creador de todas las cosas. Averroes es el Anunciador, el que lo reveló. En nombre del Clemente y de Averroes, Único, inspírame tu razón".

Versículo 5: El Fiel debe pedir perdón al Misericordioso si pecó. Debe rezar como sigue: "Único, tú que eres la razón, que no tienes en absoluto igual. Tú me has guiado, soy tu fiel, estoy sometido a tus pensamientos y a tu voluntad. Me refugio cerca de ti contra el mal que hice, reconozco lo que me has aportado y todo aquello de lo que me colmaste y yo reconozco mi falta. Perdóname porque nadie más que tú perdona los pecados".

Versículo 6: Por la mañana el fiel recitará lo que sigue: "Clemente, en este día, cualquier beneficio que me llegue, entrégalo también a cualquier otra criatura. Proviene de ti y de Averroes. A ti la alabanza y el agradecimiento".

Versículo 7: Por la tarde el Fiel recitará lo que sigue: "es en tu nombre, Único, que me poso y es gracias a ti que me levanto. Si tomas mi alma, dale tu razón. Si me la dejas, protégela por medio de aquel con que proteges a tus fieles. "

Versículo 8: Del mismo modo, el fiel agradecerá al Único por la comida que Él le ofrece.

Versículo 9: Oh, tú que tienes dudas, pide consejo al Clemente y reza: "Único, me dirijo a tu saber para tomar el mejor camino. Te pido que me des fuerza. Me dirijo a tu bondad porque lo puedes todo y yo no puedo nada. Lo sabes todo y yo no sé nada, eres Grande, Conocedor de las cosas escondidas y es Averroes tu anunciador.

Clemente, Tú que sabes lo que es mejor para mí en mi religión, mi vida presente y mi vida futura, en mis futuros lejanos, destínamelo, ayúdame y bendíceme. Tú que sabes si el resultado de lo presente es para mí dolor en mi religión, en mi vida, en el mundo y en mi día siguiente, apártalo de mí. Destíname el bien allí dónde se encuentra y hazme satisfacerte.

Versículo 10: Oh, Fiel que debes emprender un viaje, purifica antes tu cuerpo en la fuente y tu alma en el Clemente. Recita esto: "El Único es la Razón". Repitelo tres veces. "Alabado sea quien puso todo esto a nuestro servicio mientras que nosotros mismos no podríamos haberlo alcanzado. Sí, nosotros nos volvemos hacia Ti. Clemente, te pido la posesión del bien y de la piedad en este viaje, acortar este trayecto. El Clemente es mi compañero en el viaje, el guía para mi familia. Único, busco sin duda tu protección contra las dificultades del viaje, contra la vista triste, contra todo mal destino en mi familia. Somos los resucitados, los arrepentidos, los adoradores y al Único enviamos nuestras alabanzas."

Versículo 11: Lo mismo para el fiel que vuelve de viaje: agradece al Único por haberte dado protección y poner tu vida a salvo.

Capítulo VI: Anunciación, Jardín de las Delicias y Fuego del Infierno[/size]

Versículo 1: Los que son fieles, aquellos que hacen buenas obras y quienes creen que la palabra de Averroes es la Verdad del Único, a ellos perdonará el Único sus malas acciones y mejorará sus condiciones de vida.

Versículo 2 : Los que son infieles, y que intentan impedir cada día la obra del Único, aquellos que siguieron la Mentira, ellos serán castigados.

Versículo 3: ¡Oh vosotros que sois creyentes! Si hacéis triunfar la causa del Único, les hará triunfar, y les guiará hacia el Jardín de las Delicias.

Versículo 4 : Y en cuanto a los infieles, habrá una gran desgracia para ellos, y Él convertirá sus obras en vanas.

Versículo 5 : Y es que el Único es el Protector de los creyentes. Mientras que los infieles no tienen protector.

Versículo 6 : A los que creen y hacen las obras del Único, Él los introducirá en el Jardín donde fluyen los arroyos. A los que obren contrario a los Siete pilares y su palabra, transmitida por Averroes, castigará a purgar su alma, vagando hasta cumplir su pena. Y, para los que no creen, gozan y comen sin medida el ganado, el Fuego será su morada para la eternidad.

Versículo 7 : He aquí la descripción del Jardín de las Delicias que les ha sido prometido a los creyentes del Único y de Averroes, su Mensajero: “Habrá allí ríos de agua pura, ríos de leche inalterable, ríos de un vino delicioso para beber, así como ríos de miel purificada. Y habrá para ellos, frutos de todas clases, así como el perdón del Único. ”

Versículo 8 : Ellos serán los bienaventurados. ¿Serán iguales a aquellos que permanecen durante la eternidad en el Fuego, y que son abrevados por una agua hirviente que les desgarra las entrañas?

Versículo 9 : De verdad, os lo digo, no hay en absoluto divinidad distinta del Único, que implore el perdón por vuestros pecados tanto para los creyentes y las creyentes. Él conoce vuestras acciones sobre la tierra ya que Él es Omnisciente.

Versículo 10 : ¡ Oh vosotros que creeis! Obedeced al Clemente. Obedeced a Averroes. Y no hagáis inútiles sus obras sobre la tierra.

Versículo 11 : Cierto es que los que no creen en Nuestros Versículos, serán quemados en el Fuego perpetuo de la Montaña de la Desolación. Cada vez que sus pieles hayan sido consumidas, se les darán otras a fin de que cumplan su castigo. ¡El Único es Poderoso y sabio!

Capitulo VII: La Familia

Versículo 1:¡Oh, hombres! ¡Oh, mujeres! Alabad al Único que permitió a la raza humana extenderse sobre la Tierra.

Versículo 2: Es a través del matrimonio que se concibe a la pareja en la Verdad del Único y de Averroes, su Mensajero.

Versículo 3: Hay que temer no ser justo si tienes varias mujeres o varios hombres.

Versículo 4: Y que de los bienes que el Único dio como sustento, tome de allí para comida y ropa para su familia. Ya que los esposos deben cumplir las necesidades del otro. El Clemente castigará a los que no respeten esta regla.

Versículo 5: El miedo se apoderará de los que dejan tras de sí una débil descendencia y sean indiferentes al respecto. Pues temerán al Único y aquellos que pronuncian palabras justas.

Versículo 6: He aquí lo que el Clemente dicta respecto a los niños: Al hijo y a la hija, una parte equivalente en el momento de la herencia. Esta es una orden obligatoria, porque el Único es en verdad Sabio así como Omnisciente.

Versículo 7: Quien en el seno de la pareja engaña a su cónyuge, actúa contra él. Si luego se arrepiente y se reforma, entonces déjelo en paz. El Único sabe conceder su perdón.

Versículo 8: Pero la absolución no está destinada para los que obran mal en su relación. Y es para ellos que se ha preparado un castigo..

Versículo 9: Les son prohibidos a los fieles, las madres y padres, hijos e hijas, hermanos y hermanas, tíos y tías paternales y maternales, hijos e hijas de hermanos y hermanas.

Versículo 10: El hombre y la mujer en la pareja tienen plena autoridad sobre sus niños. Tal y como el Único tiene completa autoridad sobre su Orden.

Versículo 11: Actuad con bondad con vuestro padre y madre, los allegados, los huérfanos, el vecino próximo, el vecino lejano, el compañero y el viajero, y los pobres. Al Único no le gusta el orgulloso, el arrogante, el avaro y los que les ordenan la avaricia a otros y esconden lo que el Único les dio por Su gracia. Un castigo humillante le espera a los que no cumplan.

Capítulo VIII: Del Cielo, los Astros y los Signos

Versículo 1: He aquí los versículos del Libro donde el Clemente ha revelado la verdad. La mayoría de la gente no cree en nada y el Fuego será su tormento.

Versículo 2: El Único elevó muy alto los cielos, sin pilares visibles. Se estableció sobre el Trono y sometió el Sol y la Luna, cada uno siguiendo el curso que les ha fijado. Él regula el orden y expone los signos para encontrarlo.

Versículo 3: Es el Altísimo quien hace que la noche cubra al día porque puso en movimiento el Sol y la Luna, las grandes luces del día y de la noche, complementarias entre sí como lo son el hombre y la mujer, el zorro y el cuervo o la cigarra y la hormiga.

Versículo 4: Él es quien os hace ver el relámpago que inspira temor y esperanza. Y de las nubes amenazadoras lanza los rayos que alcanzan a quien Él quiere, a los infieles que están negando su poderosa fuerza.

Versículo 5: ¡Oh Fiel! La Luna nace en el cielo, vive en el cielo, muere y renace. Y ella lo hará perpetuamente para que recuerdes que el Único, en su infinita bondad, te concedió la vida, la muerte y el renacimiento.

Versículo 6: Si quieres un niño, concíbelo bajo la Luna llena. Si quieres a una hija, procrea en Luna nueva. Córtate los cabellos en Luna llena y estos brotarán fuertes y vigorosos. Tal es la voluntad del Único.

Versículo 7: ¡Oh, Fieles! Sabed y recordad que cuando la Luna mengue sembrarán verduras de raíces y en igual momento las cosecharán. El Único lo quiso así. ¡Él es Sabio, y tú no tendrás más que alegría!

Versículo 8: Averroes, que su nombre sea bendecido una y mil veces, ¡lo ha anunciado! Debes plantar las verduras de hojas cuando la luna se eleva en el cielo. Y de los árboles de los jardines cosecharás los frutos. Estos no serán más que jugosos.

Versículo 9: De La luna vendrá la lluvia y los animales de las aguas crecerán y desaparecerán con ella. Tal es su voluntad.

Versículo 10: "Y haré que la Luna favorezca la fecundidad de la mujer porque yo la he colocado en los cielos como una copa que contiene el brebaje de la inmortalidad". La Luna será para la mujer lo que el Sol es para el hombre.

Versículo 11: Yo, Averroes, Mensajero del Misericordioso, lo anuncio. Él quiso ver las aguas subir y descender, porque al Único le gusta el movimiento. Así decidió que la Luna regiría el flujo y el reflujo pues tal es su placer.

Versículo 12: Él enviará entre vosotros a seres capaces de leer sus signos. La Luna, los astros y los planetas dirán la Verdad futura. Y comprenderán los presagios, hablarán a las aves, leerán las cartas y las entrañas de los animales.

Versículo 13: ¡Oh tú, Fiel al Clemente! Habla, porque sabes. ¡Diles dónde ir! Y aquellos que te sigan serán salvados.

Versículo 14: En verdad os lo digo, durante tres días la Luna desaparecerá. Y vosotros, infieles, temeréis no volver. El Fiel, confiando en su Fe y en el Mensajero Averroes, bendito sea su nombre, no dudará.


Capítulo IX: La Gente del Libro.

Versículo 1: El Único ha creado los Cielos, la Tierra y todo lo que está entre ellos, con razón por sólo un período determinado.

Versículo 2: Y a los que dicen: "somos aristotélicos", conocemos su compromiso, pero ellos no entendieron el significado del mensaje. Sus oídos están tapados por la cera de la vanidad. Sabemos que causó el desacuerdo entre ellos y los celos hasta el Día del Juicio Supremo.

Versículo 3: Y siempre los aristotélicos soñarán con el poder. Siempre se mostrarán superiores. En el Fin de los tiempos el Único recordará lo que hicieron como aristotélicos. Algunos serán salvados pero la mayoría será condenada.

Versículo 4: ¡Gente del Libro! ¡Aristóteles y los demás! ¡El Mensajero, Averroes, ya vino y ustedes no quieren ver la luz y el libro más explícitos que les dio el Clemente!

Versículo 5: Los aristotélicos dijeron: "Somos hijos del Altísimo y sus preferidos. Respondan entonces: ¿por qué se queman sus pies por sus pecados en el Monte del Destino?

Ustedes son sólo unos seres humanos de aquellos que creó. El Único perdona así como castiga a quien quiere. Y, ustedes en particular aristotélicos, serán bien castigados por su vanidad.

Versículo 6: ¡Gente del Libro! Nuestro Mensajero, Averroes salió a la luz después de los demás mensajeros. Oane fue la primera, Aristóteles y Christos la siguieron. Averroes es el final y el último. Es el que trae la pura verdad. ¡Por ello se dice que quien habla último tiene razón!

Versículo 7: Hemos enviado a los Hombres, el Libro de las Virtudes. Pero los aristotélicos no comprendieron el sentido del mismo y hasta lo corrompieron. El Único les confió la custodia del Libro y lo pervirtieron. Buscan sólo fortuna y honores. Así que no temen a la gente que engaña al mundo, pero me tienen miedo a mí.

Versículo 8: Vendrá uno de estos días un hombre que se dirá enviado del Altísimo. Y por supuesto, llevará la vestimenta de un sacerdote aristotélico. Y, poco a poco, seducirá y amenazará. Desgraciado él porque el Único lo castigará. Su vientre se hinchará de beber el agua hirviente de la Montaña de la Desolación y al final, estallará.

Versículo 9: Cada vez que los aristotélicos enciendan el fuego de la guerra, el Único lo apagará. Ellos se esfuerzan por hacer mal en la Tierra, mientras que el Único no ama a los corruptores.

Versículo 10: ¡Ten cuidado con el aristotélico qué te compara con una criatura Sin Nombre! ¡Porque en él mismo está el Sin Nombre! ¡Apela al odio y el odio está en el Sin Nombre! Pero tarde o temprano serán condenados y su piel se chamuscará en el fuego de la Montaña de la Desolación para siempre.

Versículo 11: Si hubieran aplicado el Libro de las Virtudes y lo que descendió sobre ellos por parte del Altísimo, habrían gozado de lo que está por encima de ellos y de aquello que está bajo sus pies. Hay entre ellos un grupo de averroístas que actúa con rectitud y para muchos de ellos está mal lo que hacen.

Versículo 12: ¡Oh, gente del Libro! ¿Nos reprochan creer en el Clemente, en lo que ha sido enviado a nosotros, y lo que fue revelado antes? La mayoría de ustedes están pervertidos, dicen sólo: "Creemos." Han entrado en sus iglesias con incredulidad, y salieron de igual manera. Y el Único sabe perfectamente lo que ocultan, la misma incredulidad.

Versículo 13: Por supuesto nos envió mensajeros. Pero cuando uno de los enviados llegó a ellos, que no quieren saber más, lo trataron de mentiroso. Christos fue un mensajero y otros le han precedido. Averroes vino después de él para sellar la verdad y no quieren reconocerlo. Así son los aristotélicos que rechazan la verdad.

Versículo 14: Aristotélicos, no se opongan a la verdad por seguir una religión. No sigan las pasiones de los suyos que se han extraviado antes y han perdido mucha gente, desviándolos del camino correcto. El Clemente los perdonará si ustedes vuelven a la razón.

Versículo 15: Si los infieles dicen: "no es el mensajero", respóndeles: "El único ha enviado a Averroes para que los hombres se salven del tormento. Cuando sean condenados a la Montaña de Fuego de la Desolación, y entiendan que Averroes estaba en lo cierto, se arrepentirán de su incredulidad por toda la eternidad".

Versículo 16: Así el Único lo quiso. Un montón de ovejas dirigidas por leones son más temible que leones dirigidos por ovejas. Incluso si su enemigo parece ser un pequeño ratón, debes mirarlo como si fuera un león. No ignoren al que viene con intenciones malsanas. El fiel debe estar constantemente en guardia.

Capítulo X: Justicia

Versículo 1: El Único te ha revelado, Fiel, el Libro con todas las verdades para que con él juzgues a la gente según lo que Averroes te expresó. Aquellos que no juzgan según lo que el Único ha revelado son llamados injustos.

Versículo 2: No le incumbe a un Fiel matar a otro Fiel, siquiera por equivocación. Quien mate por equivocación a un Fiel debe ayunar dos meses consecutivos para ser perdonado por el Único.

Versículo 3: Quien mate intencionalmente a un Fiel tendrá como retribución permanecer eternamente en la Montaña de la Desolación, bajo el gran castigo preparado por el Único. Quien mate intencionalmente a un infiel debe ser castigado, salvo en caso de guerra, ya que en ese caso, el Jardín de las Delicias le es abierto.

Versículo 4: Quien roba un buey roba un huevo, porque no hay nada insignificante. El ladrón debe ser castigado con justicia. Si se confiesa el crimen, tiene la mitad de perdón de su lado porque el Único puede perdonar.

Versículo 5: ¡Oh, fieles! Observar la justicia y ser buenos testigos. Se prohíbe la mentira, incluso contra sí mismos, en contra de su padre y la madre o sus seres queridos. Así se detienen las pasiones, para no desviarse de la verdad. Aún si se desvíen o si lo niegan, sabemos que el Único es consciente de lo que hacéis.

Cap. XI: La Guerra

Versículo 1: Te enviamos Averroes, como testigo. Comunicador de buenas noticias para que los Fieles crean en el Único y, por supuesto, en Su Mensajero. Que honren a ambos, que comprendan su dignidad y que los glorifiquen cada día.

Versículo 2: La victoria en la guerra será brillante. De modo de que sean castigados los hipócritas y aquellos que piensan mal del Altísimo; que sean condenados los que no creen en Averroes, el Mensajero. Que la mala suerte caiga sobre todos ellos. El Único se ha enojado con ellos, los maldijo, preparándoles el Infierno. ¡Que mal destino!

Versículo 3: Al Único le pertenecen las huestes del Cielo y de la Tierra. Él es poderoso, sabio.

Versículo 4: Si el Único lo quisiera, podría vengarse de los infieles en la Guerra. Sin embargo, Él prefiere probarlos. El Único jamás hará vanas las acciones de los fieles asesinados en el camino hacia Él. Los guiará y, mejorará su condición de vida al introducirlos en el Jardín de las Delicias, del que les ha hecho saber.

Versículo 5: Quienes sean dejados atrás en la Guerra dirán: "Nuestros bienes y nuestras mujeres nos retuvieron: danos el Perdón". Con sus lenguas dicen lo que no está en sus corazones. Esa es gente perdida.

Versículo 6: En cuanto a aquellos que van a la guerra, serán llamados a luchar contra gente de fuerza temible. Y los combatirán, a menos que éstos incrédulos abracen a Averroes. Luego, los vencerán. Tal es la voluntad del Único.

Versículo 7: Si obedeceis, el Único te dará una recompensa. De lo contrario, Él te castigará enviándote a la Montaña de la Desolación.

Versículo 8: Aquel que obedece al Único así como a Su Mensajero, Averroes, entrará en el Jardín bajo el cual fluyen infinitamente los arroyos. A aquel que le de la espalda, Él le castigará de manera infame.

Versículo 9: Quienes combatan tendrán la victoria así como el botín fruto de sus esfuerzos.

Versículo 10: Es el Único quien envió a Su Mensajero con la religión de la Verdad, el Averroísmo, para hacerla triunfar sobre toda religión diferente.

Versículo 11: Averroes es el Mensajero del Único. Los que descrean de Él serán llamados infieles. El Único les promete a quienes creen y obran bien, el Jardín de las Delicias, una recompensa enorme.

Cap. XII: Fin de los Tiempos y el Juicio Supremo

Versículo 1: El Único envió a Averroes para transmitirnos Sus Palabras. Asimismo, nos recuerda que no adoremos sino a Él y nos enseña a seguir su camino divino.

Versículo 2: En el futuro, cuando Él lo ordene, los Cielos se dividirán, las estrellas estallarán y los planetas caerán del cielo. Así, el mundo llegará a su fin. Entonces el Único nos devolverá la vida para juzgarnos, recompensarnos o castigarnos por lo que hemos logrado sobre la Tierra.

Versículo 3: Cuando el cielo se desgarre por orden del Único, cuando la Tierra sea nivelada tanto de una como de otra parte, y cuando se rechace a aquellos que yacen muertos en ella: ¡Oh, Fieles! Sólo estos podrán ver, solo aquellos que se esfuercen sin tregua alguna por mantenerse puros.

Versículo 4: En este día, las personas que han adorado a un dios cualquiera o elementos diferentes que al Clemente serán castigados. Así como aquellos que no han creído en el discurso de Averroes. Sólo aquellos que han escuchado las palabras del Único y han vivido según el bien serán felices.

Versículo 5: Quien reciba el Libro de los Libros en su mano y actúe según él estará sometido a un Juicio simple y regresará feliz a su familia para siempre. El Jardín de las Delicias lo acogerá.

Versículo 6: El fiel que da sus espaldas al Libro y a los Siete Pilares invoca su propia destrucción. Éste fiel es aquel que estando muy alegre entre los suyos, pensaba que jamás resucitaría a la hora del Juicio. ¡Pero en cambio, sí lo hizo! Pues el Único perfectamente lo observaba; y para su desgracia, el Altísimo lo castigó a que su alma vague hasta purgarse y cumplir su pena. ¡Oh fiel que ha errado el camino!, el Único es el Clemente y el Misericordioso y Él es quien da la oportunidad de alcanzar el placer eterno.

Versículo 7: Los condenados. Pero estarán aquellos que sean conducido al mar, a la Montaña de la Desolación, de la que nadie conoce su ubicación, la que arde en un fuego perpetuo. Se arrepentirán de no haberse doblegado ante el Códice Divino cuando tuvieron la oportunidad.

Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
 
[ESP] Textes sacrés d'une Alliance Averoïstes d'Hispanie
Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Revenir en haut 
Page 1 sur 1

Permission de ce forum:Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum
Alhambra Palace of the Kingdom of Granada **** قصر الحمراء بمملكة غرناطة :: En dehors du palais **** خارج القصر :: Université de Grenade **** جامعة غرناطة :: Bibliothèque de Grenade **** مكتبة غرناطة :: Rayon Religion **** جناح الدين-
Sauter vers: